Conducir una moto en invierno no es algo que deba echarte para atrás si sigues unas pautas lógicas. El invierno no tiene por qué significar guardar la moto en el garaje hasta que vuelvan a subir las temperaturas y no disfrutar de todas las ventajas que te ofrecen nuestras queridas máquinas de dos ruedas. Un bien elegido equipamiento, observar algunos principios básicos de conducción y controlar un poco más la mecánica pueden son las claves de seguir yendo en moto a baja temperatura.

Consejos para circular en moto en invierno

Equipamiento de moto para el invierno

El primer punto es elegir un correcto equipamiento. Lo más habitual es una cazadora y pantalones de cordura con forro térmico y una membrana impermeable, además del Gore Tex hay otras marca igual de eficaces. Los guantes son otras de las piezas fundamentales, no te los compres demasiado ajustados y prevé que pueda haber una pequeña cámara de aires en la punta de los dedos; el acoplamiento entre estos y la cazadora es algo que debes tener en cuenta, recuerda no dejar ninguna rendija por donde pueda colarse el viento. Puedes ver también sotoguantes térmicos, tienen una pequeña resistencia que funciona con baterías, o guantes calefactados que se enchufan a la batería de la moto o a su propia batería.

Sotocasco para Moto

Sotocasco para Moto

En la cabeza lo más práctico es un sotocasco que también te protegerá el cuello. Como alternativa un Buff que deberás colocar un poco por la parte superior de la cabeza para que puedas pillarlo con el casco y evitar que haya rendijas o que se cuele el viento por el mentón.

En los pies con unas buenas botas, incluso de caña baja para el uso diario, te valdrá sin problemas. Una vez más insistimos que no dejes rendijas en los acoples del pantalón con las botas para una correcta climatización.

Vale, pero ¿cómo uso todo este equipamiento de moto para el día a día?

Sabemos que llevar un buen equipamiento de moto e ir por ejemplo a la oficina todos los días a veces nos es muy compatible. Sobre todo porque en algunos centros de trabajo no podemos estar todo el día vestidos como si fuésemos en moto. Pero lo que también es cierto es que cada día hay más equipamiento de moto discreto y elegante, que bien se parece a la ropa de uso normal. Un buen equipamiento además te permite poder ir con ropa normal debajo, sobre todo porque no es necesario llevar demasiadas capas de ropa y debajo podemos ir sin problemas con un pantalón normal y nuestra camisa. Lo mejor es que en el trabajo tengas un lugar donde poder quitarte sin problemas “el traje de la moto” y sólo necesitarás una chaqueta y unos zapatos “de vestir” para poder hacer nuestra labor diaria en la oficina. Busca algún rincón donde preparar y guardar tu vestuario “B”… y listo.

Me desplazo a diario varios kilómetros “bajo cero” en moto

Los que vivimos fuera de la ciudad y nos tenemos que desplazar al centro por carretera nos cuesta mucho cambiar la moto por el transporte público. Si realmente tienes que ir muchos kilómetros y hace mucho frío te recomendamos unos puños calefactables. Los puedes encontrar en la industria auxiliar, los tienes a partir de los 30 euros; por ejemplo unos Oxford, y te valen para cualquier moto. Si cuentas con algo más de presupuesto lo ideal es tirar de equipamiento oficial con el que ganarás que la instalación de estos quedará y respetando la instalación eléctrica original de la moto.

Puños calefactados para moto

Puños calefactados para moto

Las manoplas de cartero, por ejemplo las que vende Tucano Urbano, también son unas buenas aliadas contra el frío y una alternativa a los puños calefactables. La combinación de los dos elementos es todavía mejor, claro.

El asiento calefactable también es un buen aliado contra el frío. Si te decides por este elemento junto con los puños, lo mejor es que preguntes a un servicio oficial si nuestra moto tiene un alternador suficientemente capaz de soportar esta demanda energética.

Las manoplas para moto son un buen aliado contra el frío

Las manoplas para moto son un buen aliado contra el frío

Las motos naked, como es lógico, ofrecen menos protección contra el frío que las que tienen una pantalla y carenado, claro. Una pequeña pantalla que nos derive en viento frío del cuerpo y unos cubremanetas son otros elementos que nos aliviarán algo la sensación de baja temperatura.

Sobre la moto no te quedes parado

Una vez en marcha sobre la moto el paso de los kilómetros y la exposición a las bajas temperaturas comenzarán a hacer mella. Las manos es lo primero donde encontraremos problemas, sobre todo si nos las movemos frecuentemente para facilitar la circulación de la sangre. Lo mismo pasa con los pies, piernas y brazos, de vez en cuando cambia de postura y muevete para que no te congeles. Si paras, por ejemplo en un semáforo, aprovecha para calentarte algo las manos acercándolas al motor o al silenciador, con precaución para no quemarte.

En el caso de que sientas mucho frío, para y recupera calorías y tómate un café o chocolate caliente. Por supuesto nunca bebidas alcoholicas.

Conducción segura de motos en invierno

En invierno debemos prestar especial atención al estado de nuestros neumáticos y sus presiones. El neumático tardará algo más de tiempo para entrar en la temperatura idónea de funcionamiento y durante los primeros kilómetros no conviene jugar demasiado con sus agarre. En esta sección tienes más consejos de conducción segura para motos.

Conducir una moto en Invierno

En invierno conduce con mucho más margen de seguridad, nunca sabes dónde puede venir un imprevisto

Por debajo de los cuatro grados puede ser que el asfalto tenga algo de escarcha o hielo que nos podría dar algún susto. Por regla general te recomendamos no jugártela demasiado en rotondas o zonas donde pueda producirse una temperatura más baja con humedad, por ejemplo en las inmediaciones de espacios abiertos, parques, la proximidad de ríos o zonas donde se pueda producir humedad. Conduce muy suave, con aceleraciones poco bruscas, frenadas con mano de cirujano e inclinaciones con mucho margen de seguridad. En caso de que sintamos que la moto comienza a desplazarse, a derrapar, mantén la calma y corrige con mucha suavidad no pulsando los frenos e intentando salir del apuro con el gas.

Siempre conduce lejos de los coches, con un punto de fuga por si se produce una retención brusca y con mucho margen. En ninguna circunstancia, pero menos en invierno, conduzcas con tu punto de mira en el centro del maletero del coche que nos precede.

Mecánica para motos en invierno

Aunque nuestra moto duerma en garaje, las bajas temperaturas también afectan a estos. Sobre todo los dos puntos donde se nota más que estamos en invierno es en la batería y en el aceite de la moto. La primera porque funciona peor a baja temperatura, tiene menos fuerza. Lo segundo porque el aceite de nuestra caja de cambios se convierte en algo más viscoso con en frío y al motor de arranque, y por ende a la batería, le cuesta más mover los engranajes hasta que el motor coge su temperatura de funcionamiento. Revisa bien que la batería esté bien cargada, ojo si usas la moto para trayectos cortos, y si tiene ya demasiados años a sus espaldas porque es posible que una mañana se niegue a arrancar nuestra querida montura.

Controla la batería de tu moto

Controla la batería de tu moto en Invierno

En el caso del aceite si estás usando el adecuado para tu moto, el que marca el fabricante, no deberías tener problemas. Si ves que al arrancar la moto por ejemplo se cala la moto con el embrague pisado al meter primera, prueba con un aceite más líquido en frío por ejemplo con un 15W 50 en lugar de con un 20W 50. El primer valor W (“winter”) es el que marca la viscosidad del aceite en frío. Recuerda usar siempre aceites de moto, no valen los de coche en la mayoría de los casos.

Sal en la carretera

Con mucha frecuencia en las carreteras esparcen sal para evitar que se produzca hielo. Esto es de agracecer, bueno algunas veces no tanto porque pensamos que se usa este recurso con demasiada frecuencia. La sal y algunas piezas de nuestra moto no se llevan demasiado bien, algunos cromados, llantas o bajos del motor acumulan sal que termina perjudicando las piezas. Te recomendamos que laves bien la moto con frecuencia también en invierno y utilices productos protectores en las zonas más expuestas como limpiadores con silicona.

Comentarios

comentarios