Anesdor (Asociación Nacional de Empresas del Sector de las Dos Ruedas) ha vuelto a plantear al Gobierno de la ciudad de Barcelona que deje de penalizar a los ciudadanos que se desplazan en moto y amplíe sus miras en lo que afecta a la movilidad. José María Riaño, secretario general de ANESDOR, volvió a incidir ayer, en la reunión de la Comisión Permanente del Pacto por la Movilidad en que “es necesario que el Ayuntamiento avance en un modelo de ciudad que incluya a todos los ciudadanos. Ir andando o en bicicleta no cubre todas las necesidades individuales de desplazamiento. La moto es un vehículo eficiente y sostenible y el Ayuntamiento debería contar con ella como un activo para la movilidad”.

El Consistorio, tras anunciar el pasado 12 de mayo un paquete de medidas que incluía prohibir el aparcamiento de motos en 43.000 m² de acera hasta ahora utilizados por los ciudadanos para este fin y modificaciones en los carriles de circulación, celebró ayer una reunión de la Comisión Permanente del Pacto por la Movilidad. Esta búsqueda de consenso con los agentes sociales llega tarde, después de que se haya actuado con la política de los hechos consumados, pero es positiva.

Es imprescindible establecer un debate plural y público como el que tiene lugar en el Pacto por la Movilidad, pero lo es también realizar un análisis del impacto que todos estos cambios provocarán en la ciudad de forma transparente. Hay escenarios donde ir andando o en bicicleta puede ser una solución óptima, pero hay muchos otros donde la moto, por su eficiencia y sostenibilidad, se presenta como la opción más favorable.

En Barcelona estas últimas semanas se ha repintado el asfalto de algunas calles a la vez que se multaba a ciudadanos que habían aparcado con anterioridad, tal y como puede comprobarse en vídeos difundidos en las redes sociales y los medios de comunicación.

Medidas para la moto

El Ayuntamiento ha comenzado a reducir el espacio para aparcar motos en algunas calles sin ofrecer alternativas. Desde ANESDOR creemos que en las aceras la prioridad debe ser siempre del peatón, pero es necesario, como se ha planteado al Consistorio, que se creen más plazas específicas en calzada para que los usuarios de vehículos de dos ruedas puedan cambiar la tendencia actual y aparcar en otro lugar.

Hace años que Anesdor viene planteando al Ayuntamiento la necesidad de crear más plazas de aparcamientos para motos. Concretamente 55.000 para adecuar una cifra acorde con la realidad del porcentaje de motos en el parque de vehículos.

Según la Organización Mundial de la Salud, los usuarios vulnerables en el tráfico son los peatones, los ciclistas y los motoristas. El año pasado representaron el 90% de los fallecidos en Barcelona. Es necesario pacificar el tráfico ampliando las zonas 30 fuera de las grandes arterias de comunicación y establecer un plan específico de seguridad vial.

Barcelona es la capital europea de la moto y debe aprovechar sus ventajas de movilidad de la moto tanto en el escenario actual como en el futuro. Es una realidad que el transporte individual es necesario en cualquier ciudad moderna y la moto y los vehículos ligeros motorizados en general se presentan como la mejor opción para cubrir esta parte imprescindible de la movilidad.