Con la Triumph Bonneville Speedmaster la firma británica da un paso más en la renovación de todas las versiones Bonneville. La Speedmaster es la que más se aproxima a la estética clásica custom y en su versión 2018 bebe mucho de la estética, acertada, de la Bobber. Esta última no sólo es muy bonita, si no que también va bien en cuanto a motor, chasis y suspensiones; eso sí, algo seca la trasera por el corto recorrido de su amortiguador y su forzada postura… La estética del tren trasero de la Bobber, manda.

La Triumph Speedmaster es una de las motos más icónicas británicas. Triumph ha tenido que respetar su estética más conservadora, pero ha logrado darle un toque de modernidad que realmente es un acierto. Como en el caso de la Bobber, el amortiguador trasero queda oculto y da un aspecto de moto con la parte trasera rígida. El faro delantero tipo góndola, el manillar inclinado hacia atrás, las estriberas adelantadas o las llantas de radios de 16 pulgadas nos darán para entretenernos un rato mirando los detalles de la Speedmaster.

Triumph Bonneville Speedmaster 2018

Como pasa con la Bobber, los primeros detalles que Triumph ha dejado ver de la nueva Speeedmaster 2018 nos dan muy buenas sensaciones. El doble disco delantero de 310 mm. de diámetro con pinzas Brembo de doble pistón se combinan con un único elemento trasero Nissin de 255 mm. de diámetro. Un buen conjunto de frenos para una moto, que si sigue la senda de la Bobber, nos dejará ir bastante deprisa. La horquilla delantera, convencional, tiene barras de 41 mm. de diámetro y un recorrido de 90 mm.

El puesto de mandos tiene un asiento de dos plazas, que se puede convertir el monoplaza, dando un aspecto más genuino a la Triumph Speedmaster. El tejido del asiento tiene un ribeteado de contraste, como ya hemos visto en otros modelos de la marca británica. Si decides usar tu Speedmaster a dúo, el pasajero también adoptará un cómoda postura.

Triumph Bonneville Speedmaster 2018

Mejoras en el motor de las Triumph Bonneville

El motor de todas las Bonneville es un ejemplo de dulzura. Dus dos cilindros cubican 1.200 cc. y dan unos valores de par de 106 nm a 4.000 vueltas. Se ha cuidado especialmente que ofrezca algo más de par que el resto de la gama Bonneville, para que sea más elástico, una característica que seguro agradecerán los aficionados a las motos custom. Según dice Triumph tiene un 10 por ciento más de par que el la actual generación de las Bonneville T120… y nada menos que un 42 por ciento más de par que las antiguas Speedmaster.

Triumph Bonneville Speedmaster 2018

El acelerador es electrónico, los escapes están algo retocados para que la moto tenga un característico rugido cuando abres gas. La cifra de potencia máxima es de 77 cv, que es un 25 por ciento más que las antiguas Speedmaster. La caja de cambios es de seis velocidades. Asimismo el escape tiene un nuevo diseño, con doble salida y terminación en acero inoxidable. La refrigeración es por agua, con un radiador que se camufla bien para no romper con los rasgos de clásica… Lo mismo que los cuerpos de inyección, que están ocultos en unos falsos carburadores.

Los periodos de mantenimiento de la Triumph Speedmaster son de 16.000 kilómetros, en lugar de los clásicos 10.000 de la mayoría de las motos.

Triumph Bonneville Speedmaster 2018, detalle del motor

Detalles conservadores y modernos en las Triumph Speedmaster

Como ya va siendo habitual en las nuevas neoclásicas británicas, los detalles más conservadores conviven con algunos muy avanzados. El faro delantero es de LED de cinco pulgadas, con sistema integrado de iluminación diurna. Tienes modos de conducción Road y Rain (los mismos que la Bonneville Bobber), ABS, control de tracción y embrague anti-rebote. También en el puño del gas nos encontramos con un control de crucero, que hará más confortables nuestras largas rodadas por carretera.

El cuadro de instrumentos cuenta con una esfera analógica para el velocímetro y tacómetro digital a través de una pantalla LCD.

Triumph Bonneville Speedmaster 2018, detalle del asiento

Accesorios para las Triumph Speedmaster

Triumph no ha dejado de lado a los amantes del custom, que como su nombre indica quieren transformar sus monturas. En el catálogo de accesorios para la Speedmaster encontramos nada menos que 130 referencias, de entre los que destacan unos bellísimos silenciadores Vance & Hines. Además hay dos kits denominados Highway y Maverick, el primero orientado a los más ruteros, y el segundo hacia los que busquen una estética más minimalista. También tienes una línea de ropa ad-hoc para tu Triumph Speedmaster.

Triumph Bonneville Speedmaster 2018

Comentarios

comentarios