La Suzuki GSX-R 1000 R se ha hecho esperar. Una moto que llevaba sin recibir cambios importantes desde 2009 y una de las motos deportivas de referencia y de cabecera de muchos de nosotros desde sus ancestros con la primera versión 1100 de 1986 o la primera 1000 de la nueva era de 2001.

Se trata de una moto que ha tenido que lidiar con todo tipo de imponderables como la crisis económica que afectó especialmente a Suzuki, recordad que tuvo que retirarse del Mundial de MotoGP en 2012 y, por ende, parar todo el desarrollo tecnológico de una Superbike como la GSX-R 1000.



Hace dos años el proyecto se retomó. Primero Suzuki volvió al Mundial con Aleix Espartaró y Maverick Viñales, que este año ha logrado su primera victoria en MotoGP. Hace un año anunciaron, en forma de prototipo, esta moto que hoy ya tiene forma y técnica definitiva y que llegará a los concesionarios la próxima primavera.

La Suzuki GSX-R 1000 R es una deportiva de última generación, lo que quiere decir que viene dotada de toda la electrónica que ya hemos podido ver y disfrutar en otras grandes rivales como la BMW S 1000 RR, o sólo ver en recientemente presentada Honda CBR 1000 RR Fireblade. Además, y también como alguna de sus rivales, tendrá dos versiones, la estándar y homologada para el uso diario, y la R que sólo se podrá utilizar en circuito.

Suzuki GSX-R 1000 R

Una de las claves de la Suzuki GSX-R 1000 R está en su unidad de medición inercial, el IMU que son las siglas de moda, y que consiste en una serie de sensores que miden los datos de la moto en los planos de oscilación (balanceo delantero y trasero), inclinación y dirección. Con estos tres planos un procesador sabe en todo momento la posición exacta de la moto y actúa sobre motor y frenos para ayudar al piloto en el pilotaje más correcto.

El motor de la GSX-R 1000 R, como no podía ser de otra forma, es completamente nuevo. Está adaptado a la normativa Euro 4 y de ahí el enorme silenciador que luce en su parte posterior. Tiene que ser grande para poder albergar el catalizador, pero al menos es ligero porque está realizado completamente en titanio. Cuenta con un sistema de distribución variable con elementos de titanio y un sistema de inyección doble que proyecta la mezcla en la entrada de admisión y en la caja entrada de aire. Todavía sin datos oficiales, la potencia máxima de la Suzuki GSX-R 1000 R rondará los 200 cv.

Cuadro de instrumentos de la Suzuki GSX-R 1000 R

Para gestionar tanta potencia  contamos con tres modos de conducción: Circuito, Carretera y Ciudad. También tiene asistencia en el cambio para subir y bajar marchas y sólo la versión R lucirá sistema de control de salidas… Tiene lógica porque sólo lo necesitaremos en circuito.

Las suspensiones son Showa en los dos trenes y en las dos versiones, aunque en el caso de la R tiene unos elementos libres de balanceo. El chasis, según los ingenieros de Suzuki, es muy ligero y más estrecho que el de la versión 2009. La moto rodará los 200 kilos.

En el caso de la decoración, la GSX-R 1000 R la encontramos en el azul oficial del equipo Suzuki MotoGP, además de roja, negra y gris. El diseño del carenado viene a reafirmar el concepto de una moto ligera y ágin. el faro en forma de rombo frontal, pequeño y con elementos LED, abre hueco para las dos enormes tomas de aire frontales. La cúpula es muy de carreras y tras ella nos encontramos con un cuadro de instrumentos completamente digital y también inspirado en el que llevan los pilotos del Mundial de Motociclismo.

Video de la Suzuki GSX-R 1000 R

Comentarios

comentarios