Con su victoria en Sachsenring, Marc Márquez se ha situado líder del Mundial, pero el Campeonato está bastante reñido, con cinco pilotos separados por 26 puntos. Por este motivo, el piloto y su compañero en el equipo Repsol Honda, Dani Pedrosa, no quieren dejar nada al azar y han empezado a entrenar los finales de infarto. Para esto han decidido retarse en una carrera repleta de velocidad, adrenalina y reflejos… ¡en un duelo en corta césped a 8 kilómetros por hora!

Acostumbrados a superar los 300 kilómetros por hora en los circuitos, Márquez y Pedrosa han tenido que demostrar otro tipo de habilidades, como la destreza, a los mandos de una máquina de 15 caballos de potencia y 530cc, nada que ver con los más de 240 caballos y 1.000cc de sus Honda RC213V de competición.

El próximo encuentro del Campeonato será el 4 de agosto, cuando se disputará el gran GP de la República Checa.

Comentarios

comentarios