Laia Sanz por fin está repuesta de la enfermedad que le ha mantenido varios meses en dique seco y ha anunciado que correrá el Rally Dakar 2019 dentro de la estructura Soficat Xerox. La piloto de KTM ha estado tres meses de baja por una doble infección vírica y bacteriana.

La mejor piloto de la historia del Rally Dakar (consiguió un inédito noveno puesto absoluto en 2015) estará el 6 de enero en el podio de salida por noveno año consecutivo, aunque no como le gustaría, reconoce: “No llego como querría, ni mucho menos. Después de tanto tiempo, me faltará ritmo y velocidad. Tampoco he podido entrenar la navegación, pero en este caso, la experiencia puede compensarlo un poco. Lo que me preocupa de verdad es mi estado físico y cómo aguantaré las etapas largas. Otros años, estando al doscientos por cien lo pasaba mal, pero esta vez ya estoy mentalizada de que sufriré mucho”.

Los problemas de Laia empezaron en primavera con una mononucleosis infecciosa provocada por el virus de Epstein-Barr. La situación se agravó en agosto cuando contrajo la fiebre Q, provocada por una bacteria llamada Coxiella Burnetii, que a su vez le ocasionó como secuela una inoportuna y molesta neuropatía. Estas enfermedades no sólo le impidieron practicar deporte y montar en moto, sino que también le imposibilitaron hacer vida normal. Como consecuencia de ello, se vio obligada a retirarse en la segunda etapa del rally Desafío Inca (cuando aún no estaba diagnosticada la dolencia). Más adelante tuvo que renunciar a participar en el Rally de Marruecos, así como a los entrenamientos del equipo KTM Rally Factory Team.

“Ha sido un proceso muy duro y muy molesto. Realmente he sufrido mucho, pero hace algo más de una semana empecé a encontrarme bien y desde entonces he podido comenzar los entrenamientos de verdad. Hasta ahora sólo había ido al gimnasio más para hacer recuperación que para entrenar, así que llegaré al Dakar con menos de un mes de preparación, después de estar parada desde el mes de agosto”, asume la de Soficat Xerox.

Pese al escasísimo margen de tiempo para ponerse al día y recuperar el tono físico, Laia Sanz ha vuelto a demostrar su tenacidad al decidir participar en el rally más duro del mundo: “Para mí, este año es un éxito llegar a la línea de salida estando sana. A partir de ahí, ¿cuál es el objetivo? No tendré presión por el resultado, porque no me puedo exigir nada, pero ¿quién sabe? Quizá haya un día de navegación difícil en que me acompañe la suerte y que a mí me salga bien, o al revés, que sufra mucho y que me limite a hacer lo posible por terminar. Será una auténtica incógnita”.

Declaraciones de Laia Sanz tras el anuncio de su vuelta a la competición

Comentarios

comentarios