Fantic reaparece en España con las Caballero Scrambler y Flat Track, dos motos de espectacular estética y tres motorizaciones: 125, 250 y 500. Fantic es una de las marcas de motos más legendarias de Italia, comenzó su singladura a finales de los años 60 con mucha actividad dentro del mundo del off road, fundamentalmente enduro y trial. Hoy reaparecen con una gama de bicicletas eléctricas, motos de enduro y estas dos preciosidades orientadas hacia la carretera y el uso urbano.

Las Caballero fueron motos que dieron mucha guerra en las carreras de regularidad, y esta denominación es todo un icono para Fantic. Motos sencillas, con motores monocilíndridos, muy ágiles, de líneas simples y eficaces… Las Caballero del siglo XXI son motos que heredan esta tradición, pero con los elementos básicos de los tiempos que nos tocan.

Fantic Caballero Scrambler

La Fantic Caballero Scrambler tiene algunos detalles heredados del off road

Comenzando por las 125 y las 250, el motor es de origen Minarelli con potencias de 15 cv en la más pequeña orientada hacia los usuarios del carnet de coche B con tres años de experiencia o los jóvenes con el recién estrenado carnet A1. La 250 también tiene un motor Minarelli, pero en su caso de 28 cv, por lo que podrá ser pilotada por los que tengan el carnet A2. La 500, también es válida para el A2, tiene un motor fabricado por Zongshen, uno de los grandes fabricantes de motos de China, con una potencia máxima de 43 cv. El concepto original de las Fantic Caballero es el de una ligera y pequeña moto de 500, a la que se han adaptado motores más pequeños para completar la gama. Por ello encontramos el mismo chasis, suspensiones o frenos en las tres cilindradas.

Fantic Caballero Flat Track

La Fantic Caballero Flat Track es la naked 100 por cien de carretera

El chasis es un simple espina que de desdobla en una doble cuna a la altura del motor realizado en acero al cromomolibdeno. La suspensiones, firmadas directamente por la marca italiana, cuentan con un imponente horquilla invertida delante y un amortiguador trasero con basculante de aluminio. Se ha buscado simplicidad al máximo, una postura de conducción muy natural y puro divertimento en carreteras cuanto más curveadas, mejor, o en recorridos urbanos donde seremos los reyes de las calles. El manillar es plano, muy de naked, y la protección aerodinámica inexistente. Hay que mencionar su depósito de combustible de 15 litros, uno de los más grandes de la categoría.

La instrumentación también es minimalista, con un cuadro de instrumentos que se compone sólo de una esfera con toda la información ofrecida de forma digital. La iluminación es completamente de LED y también de corte minimalista y retro en el caso del proyector delantero. Entre la Scrambler y la Flat Track hay diferencias en el asiento, más deportivo en el caso de la carretera, y recto y con más mullido para la plaza posterior en el caso de la de off road.

Los frenos tienen elementos Brembo en el tren delantero (son similares en las tres cilindradas) y con pinza de anclaje radial. Como marca la Euro 4, la frenada tiene asistencia ABS de doble vía, incluso en la versión de 125 cc. Las llantas son de radio en las dos versiones.

Fantic Caballero Scrambler

Los motores, tanto los Minarelli como el Zongshen son monocilíndricos, de cuatro tiempos, cuatro válvulas y refrigeración por agua. Todos ellos tienen caja de cambios de seis relaciones. Los escapes tanto de la de carretera como de la Scrambler tienen una doble salida superior, están firmados por Arrow y tienen una factura muy bella.

Los precios de las Fantic Caballero comienzan a partir de los 5.199 euros para las versiones de 125 cc. Puedes encontrar más información en la página web que Fantic ha realizado para estos modelos. www.caballerofantic.es.

Comentarios

comentarios