La sexta etapa del Rally Dakar, que debería de haberse disputado entre Oruro y La Paz, tuvo que anularse a consecuencia de las fuertes lluvias que arrasaron con el campamento. Todo el agua del mundo cayó en un instante sobre la localidad de Oruro convirtiendo el campamento en un lago del que muchos tuvieron que ser evacuados. Los peor parados, fueron los pilotos privados que duermen en tiendas de campaña y que terminaron anegadas por el agua. A las fuertes lluvias se unieron las bajas temperaturas y que están a 3.500 metros de altitud.

El comunicado de la organización decía: “Teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas extremas y que varios pilotos se encuentran todavía en el tramo especial del día, teniendo en cuenta que es imposible traer hasta el vivac los vehículos de los participantes y preparar la etapa de mañana en buenas condiciones, y teniendo en cuenta que los precursores enviados por la organización sobre el trazado del recorrido de mañana dan fe de una degradación constante del terreno, la 6a etapa ORURO-LA PAZ queda anulada”.

La caravana del Dakar fue trasladada por carretera hasta La Paz, donde partirá la séptima etapa entre la capital de Bolivia y Uyuni.

Atrás queda esta etapa anulada de 575 kilómetros y que iba a ser una de las más largas de la prueba.

En este vídeo puedes ver las diferencias entre los pilotos privados y los oficiales. Los pilotos privados fueron los que más sufrieron antes de que se anulase la etapa.

Comentarios

comentarios