Conducir con moto con nieve o con hielo puede parecer una locura, pero es posible que nos sorprendan estos agentes en la carretera cuando vamos en ruta en invierno. Cuando vemos imágenes de motoristas que se dirigen a las grandes concentraciones invernales como Pingüinos, La Leyenda Continúa, Motauros o Elefantentreffen vemos a muchos de nosotros circulando como si tal cosa en situaciones que se escapan a nuestro entendimiento. Son motoristas puros, los que son capaces de enfrentarse sobre dos ruedas a cualquier situación… Pero no están locos, saben hacerlo… Y sobre todo están preparados.

Concentración Elefantes

Concentración Elefantes

Lo primero que no debemos hacer es que nos sorprenda una de estas situaciones si no estamos preparados para ello. Es decir, es de locos meterse un viaje en moto que contemple varios puertos de montaña, en invierno y con avisos de nevadas. Hoy es casi imposible que nos deje sorprender la climatología, teniendo en cuenta toda la información que tenemos a nuestro alcance.

Como te comentábamos en este artículo de consejos para conducir en moto en invierno, es muy importante que nosotros llevemos en equipamiento adecuado (con temperaturas extremas no conviene escatimar) y que nuestra moto, más que nunca, esté convenientemente revisada.

Equipamiento adecuado, moto bien revisada, neumáticos en perfecto estado y con sus presiones correctas… Esto es cuestión de cabeza. Lo siguiente es cuestión de habilidad, y nos referimos a la conducción.

El mejor consejo para conducir en moto si nos sorprende la nieve o condiciones de agarre muy limitado es usar la cabeza. Con hielo o nieve muy pisada no hay nada que hacer. No te podrías casi ni mantener de pie. Pero la ventaja que tiene la moto, frente a otros vehículos, es que es mucho más ágil a la hora de elegir por donde va a pasar. Siempre debemos elegir la trazada que veamos más limpia y en contacto con el asfalto, que casi siempre será por la que hayan pasado los neumáticos de otros vehículos como coches y camiones. La huella de éstos por regla general siempre es la mejor opción, aunque se formen carriles muy estrechos que nos hagan ir con mucho equilibrio por el centro.

Pero a veces la huella de los coches aplasta la nieve, la compacta y la transforma en una suerte de hielo de muy baja adherencia. Por lo que en algunas ocasiones la nieve virgen nos ofrece algo más de agarre que la que ha sido pisada. En este caso tendrás que probar y elegir.

Ice Speed Race

Para que exista agarre el neumático tiene que entrar en contacto con el asfalto. Si entre neumático y asfalto hay una capa de agua o, peor, hielo, el neumático deslizará (si es de delante, estás perdido) o no traccionará (si es de atrás tendrás que buscar el agarre con el acelerador). Los motoristas que viven en el norte de Europa o en regiones muy frías siguen disfrutando de la moto en invierno e incluso sobre nieve. Solo tienes que ver las carreras de Ice Speedway para alucinar de lo que se puede hacer sobre dos ruedas. Ellos lo hacen en condiciones muy controladas y con neumáticos con clavos, que como te puedes imaginar no están homologados para circular por carretera.

Neumáticos de invierno para scooter

Neumáticos de invierno para scooter Michelin City Grip Winter

¿Existen neumáticos de invierno para moto?

Es curioso que, excepto Michelin que lanzó unos neumáticos de invierno para ciudad, los Michelin City Grip Winter o Metzeler con los Feelfree Wintec (los dos para scooter), no existe prácticamente ningún proveedor que tenga neumáticos de invierno para moto. Para las motos de trail quizás sean los que tengan algo más de taco como por ejemplo los Continental TKC, o similares, que nos ayudarán en gran medida si lo que pisamos es nieve.

En algunas concentraciones invernales hemos visto que algunos aguerridos motoristas ponen cadenas a la rueda trasera de su moto… Y los más modestos usan el truco de las bridas de plástico para intentar ganar algo de tracción. Los sprays o “cadenas líquidas” casi no sirven para nada si vas en moto.

Mi día a día, en moto y en invierno

Para muchos de nosotros, renunciar a la moto a diario es sinónimo de problemas. Primero porque nos gusta, segundo porque estamos tan acostumbrados a llegar siempre a tiempo al trabajo, estudios o a una cita, que coger el coche se nos convierte en una pesadilla… Sobre todo si vivimos fuera de los grandes núcleos urbanos.

Las primeras horas de la mañana suelen ser las peores, porque no ha rodado ningún coche, porque no ha pasado la máquina quitanieves o porque todavía no han esparcido sal en las rotondas más concurridas. Peor es si tenemos que atravesar alguna calle o carretera poco concurrida y donde la humedad de la noche se haya podido convertir en hielo. Es ahí donde debemos prestar más atención, que no nos sorprenda este elemento que nos hará irnos al suelo. Mucha atención al tren delantero, no toques el freno e intenta ir con la máxima suavidad hasta que vuelvas a tener contacto con algo que agarre. En el caso de duda prueba con pequeños toques del freno trasero, mejor si llevas ABS, para que veas lo rápido que el neumático comienza a derrapar. Si puedes ensaya esta maniobra en zonas donde no exista peligro para que memorices bien el comportamiento de tu moto. Evita las zonas en sombra o con asfalto brillante o muy desgastado. En caso de duda entra despacio e intenta comprobar el agarre con alguno de tus pies.

En moto sobre la nieve

En condiciones de baja adherencia, con nieve, el gas tiene que ser el justo y necesario, siempre con suavidad, acelerando donde tienes agarre y yendo con inercia donde no existe demasiada adherencia. Sobre nieve que agarra un poco las marchas deberán ser las más largas posibles, jugando siempre con el par y no con la potencia que en exceso harán que la moto se cruce. Prevé siempre mucha distancia para todas las maniobras.

Nuestro cuerpo debe de estar siempre relajado, con mucho control del manillar y siempre prevenido por si tenemos que ayudarnos con las piernas y remar. Si has practicado alguna especialidad de off road, como enduro o trial, sabes bien como colocar tu cuerpo en situaciones de baja adherencia y hacer que nuestra moto traccione.  Aquí lo mejor es ir sin control de tracción y probar si vas mejor sin ABS (estamos hablando que circulas a baja velocidad y sobre nieve). Deja que tu moto vaya lo más suelta posible y prevé que tengas un buen espacio por si se produce una caída, para que sea sin consecuencias. No intentes bajo ningún concepto meterte en una placa de hielo, ni te podrás levantar tú ni tu moto que tendrás que arrastrar fuera de ella.

Marc Márquez subió el Hahnenkamm con su MotoGP

Marc Márquez subió el Hahnenkamm con su MotoGP

El off road es la mejor escuela

La mejor forma de practicar en moto sin consecuencias este tipo de situaciones es con una moto de campo. Los caminos, la tierra, el barro y la nieve son la mejor escuela para controlar el gas y nuestro cuerpo sobre dos ruedas. También te puede ayudar mucho entrenar sobre una bici de montaña que te enseñará a derrapar y a frenar en condiciones de baja adherencia… Y además te mantendrá en forma. Los pilotos de MotoGP bien lo saben y practican este tipo de especialidades o, como en el caso de Márquez, se suben por las montañas austriacas con sus MotoGP… 

Por ultimo te recomendamos una vez más que siempre que uses la cabeza, no te metas en moto en situaciones que no eres capaz de controlar. Si ves que las condiciones te superan, para, busca un buen refugio y espera a que el tiempo te permita volver a coger tu moto.

Más información sobre el Metzeler Felfree Wintec

Comentarios

comentarios