Las BMW nine T son todo un objeto de deseo. Este año la marca alemana ha ido un paso más allá de su naked boxer, con la versión Scrambler que hereda el concepto de moto de campo de los años 50 y 60. El resultado es otra obra de arte que reafirma el concepto de moto rebelde y capaz de todo de las BMW nine T.

BMW no es una marca advenediza en esto de la moda de las Scrambler. BMW presentó en el Salón de la Moto de Frankfurt IFMA de 1951 una moto provista de un sistema de escape 2 en 1 de forma elevada, que usaba el piloto Schorsch Meier en las carreras; se trataba de una adaptación de la BMW R 68 que en su versión original incluía el escape por debajo. Y si nos apuras, también las primeras R 80 GS se las podría considerar Scramblers, motos adaptadas para un uso más duro por el campo derivadas de las motos de carretera.

La BMW nine T original es una delicia, la Scrambler, una locura. Ahora hay una auténtica fiebre en Europa por rescatar boxer antiguos de BMW y transformarlos en Cafe Racers. Con la Nine T tienes todo esto, pero de serie.

El motor de la BMW nine T Scrambler es un boxer de 1,170 cc refrigerado por aire y aceite, con una potencia máxima de 110 cv a 7.750 rpm y unos valores de par máximo de 116 Nm a 6.000 vueltas. El resultado es un motor masivo en toda su gama de utilización, rebosante de par y llamado a pedir trazados sinuosos en los que prácticamente sólo debes preocuparte de abrir y cerrar gas… Siempre tienes motor.

Sobre el modelo base de la Nine T, la Scrambler todavía arriesga más con una estética campera y, si todavía tu presupuesto te lo permite, armarla con todo tipo de accesorios propios de BMW o desarrollados por terceros que harán más tuya una moto que de por sí es muy personal.

Tanto la version Roadster como la Scrambler comparten un chasis convencional de tubos de acero que incluye el motor como elemento portante y estructural. El subchasis trasero es desmontable y permite configurar la moto para que sea biplaza o monoplaza. La suspensión delantera tiene una horquilla convencional con fuelles de goma y recorrido de 125 milímetros. Detrás, como es marca de la casa, nos encontramos con un basculante monobrazo con paralever. Las llantas con acabados en negro mate pueden ser de radios cruzados o bien de aleación con el rompedor diseño que puedes ver en las fotos.

El doble freno de disco delantero tiene un enorme mordiente y equipa pinzas de cuatro pistones y, como ya es obligatorio, ABS de serie. Los discos delanteros son de 320 mm. de diámetro; el trasero, de 265 mm. de diámetro.

Los elementos de la BMW nine T Scrambler son minimalistas, algo que contrasta de forma poderosa con el escultural motor boxer. El faro redondo, muy clásico, el cuadro de instrumentos con un único elemento como es el velocímetro o las aletas recortadas dan un genuino aire de rebeldía a esta lujosa moto. Todos los detalles rebosan calidad y buen hacer, placas, protectores, tornillería… Todo está perfectamente diseñado y fabricado a la medida de la Nine T.

Mención especial tiene el asiento realizado en cuero envejecido y con unos pespuntes característicos. También el doble silencioso elevado, que distingue a la Scrambler de la Roadster. Puro deleite para una moto dedicada al puravidismo más absoluto.

FICHA TÉCNICA DE LA BMW R nine T Scrambler

  • Motor: 4 tiempos, 2 cilindros, 4 válvulas por cilindro
  • Cilindrada: 1.170 cc.
  • Potencia máxima: 110 cv a 7.750 rpm
  • Par máximo: 116 nm a 6.000 rpm
  • Chasis: Tubos de acero con el motor portante.
  • Freno delantero: Doble Disco de 320 mm. de diámetro
  • Freno trasero: Disco de 265 mm. de diámetro
  • Suspensión delantera: Horquilla convencional
  • Suspensión trasera: Paralever BMW regulable
  • Neumático delantero: 120/70-19
  • Neumático trasero: 170/60-17
  • Longitud total: 2.175 mm.
  • Altura del asiento: 820 mm.
  • Peso en orden de marcha: 220 kg.
  • Capacidad del depósito: 17 l.

Comentarios

comentarios