Barcelona podría tener un carril de acceso exclusivo para motocicletas en alguna de las vías de entrada a la ciudad. Sería una prueba piloto que daría cumplimiento a una vieja reivindicación de una ciudad en la que el 15 por ciento de su tráfico lo ocupan motos y scooter. La noticia la ha avanzado Juli Gendrau, director del Servei Català de Trànsit a un medio de comunicación.

Otra de las medidas que se podrían poner en marcha es permitir que las motos pudieran circular por el arcén en horas punta. Una reivindicación que el RACC ha dado relevancia y que podría suponer que se bajase algo la siniestralidad de motos y scooter que se produce en las entradas a Barcelona.

El director del Servei Català de Trànsit ha fijado como uno de sus objetivos bajar la siniestralidad de los motoristas y se ha comprometido en realizar esta prueba piloto. Una de las vías propuestas es la B-23, una entrada que durante años está a la espera de que se realice un carril Bus VAO, similar el de la A6 a la entrada o salida de Madrid y por el que pueden circular libremente motos y scooter.

Comentarios

comentarios