Más de 100 harlistas participaron el pasado domingo 9 de julio en la IV Quedada Motera, la cita que nació hace cuatro años en Cantabria como un encuentro modesto para disfrutar de la pasión en común por las Harley Davidson en la zona norte de España y que en la actualidad se ha convertido en una gran reunión icónica para los amantes de estas motos en nuestro país.

Los encargados de la organización este año han sido el Cantabria H.O.G. Chapter, el Asturias H.O.G. Chapter, el Valladolid H.O.G. Chapter, el HDC Montañés, el HDC Astur y el HDC Euskalherria. La planificación de la IV Quedada Motera demostró un año más que su fórmula es todo un éxito y que su esencia sigue más viva que nunca, lo que nos deja el sabor de que el encuentro se seguirá disputando por muchos años más.

Cada club aportó lo suyo y se encargó de promover el encuentro entre sus socios, clientes y amigos, convocándoles a disfrutar de esta cita. El restaurante El Pescador, en la localidad cántabra de Maliaño, fue el punto de encuentro de todos ellos para partir en ruta con dirección a Asturias, en un itinerario que contempló el paso por Alto de San Vicente y sus impresionantes vistas desde la Bahía de San Vicente, Pesues y Unquera, para finalmente llegar a La Franca donde el hotel-restaurante Casa Junco tenía todo preparado para la ocación.

Una vez allí, los asistente han podido disfrutar de un picoteo y del rock en directo de la mano de la banda local Cianuro Express, quienes han hecho que todos siguieran disfrutando del buen ambiente de este encuentro, que espera volver cada año con más asistentes.

Comentarios

comentarios