Hoy nos hemos despertado con la noticia del fallecimiento de Niki Lauda, tres veces Campeón del Mundo de Fórmula 1 y uno de los grandes mitos del mundo del motor. Hay días en los que la realidad te sacude con una noticia de este alcance, como cuando hace casi dos años nos privó de nuestro añorado Angel Nieto. Los dos pilotos fueron parte de una etapa dorada de los deportes del motor, cuando se formaron las leyendas, había algo menos de electrónica y mucho de héroes.

Es evidente que de Lauda nos acodemos de su accidente en 1976 en el Gran Premio de Alemania, un accidente que le desfiguró su cara y casi eclipsó los tres títulos mundiales de Fórmula 1 de los años 1975, 1977 y 1984. En el 76, el año del grave accidente, fue subcampeón del mundo y tardó sólo seis semanas en volver a la pista cuando… En el hospital nadie daba nada por su vida y hasta un sacerdote le dio la extrema unción.

De los cientos de noticias que se han escrito hoy en todo tipo de medios de comunicación, nos ha gustado especialmente un post en redes sociales que compartía la foto que abre este artículo. La de un Niki Lauda, junto a su compañero en la escudería BRM Clay Ragazzoni, Alvaro Bultó y don Paco Bultó, compartiendo unos momentos con las doradas máquinas de Bultaco.

Niki Lauda y James Hunt, eternos rivales en Fórmula 1

Niki Lauda y James Hunt, eternos rivales en Fórmula 1

De la épica de las carreras nos quedamos su rivalidad con James Hunt. Lauda era un perfeccionista, un virtuoso del motor. Hunt un vividor, un piloto genial que poco le costaba superar el depurado trabajo de Lauda. Sobre esta rivalidad os recomendamos ver la película Rush, donde se narra de una forma excepcional lo que significaba esta etapa de nuestros héroes del motor.

El último título de Niki Lauda fue en 1984 tras su lucha con otro gigante como fue Alain Prost. Tras su retirada, reapareció en 1993 como asesor técnico de la escudería Ferrari y el responsable de que Michael Schumacher fuera contratado en 1996, con los resultados deportivos que todos conocemos. Todo un genio dentro y fuera de un monoplaza.

No queríamos dejar de rendir nuestro pequeño homenaje desde Club del Motorista, a uno de los pilotos más queridos de la historia del motor. Adiós a Niki Lauda, otro pedazo de nuestro mundo se nos fue. Ráfagas al cielo.

Niki Lauda

Comentarios

comentarios